Hace unos días, escribía el gran sociólogo Salvador Giner: "La tarea del sociólogo no recibe siempre toda la atención debida. Las recomendaciones fundadas en hechos, datos y hallazgos científicos de los sociólogos continúan siendo incómodos. A menudo pesan más los prejuicios sobre los fenómenos de la vida social que los diagnósticos objetivos. Así, los problemas que presentan la inmigración, el paro, las disfunciones del mercado de trabajo, la manipulación mediática o publicitaria de la cultura, la distribución injusta de la renta o de la educación, son resueltos a menudo más según el poder que cada uno tenga que no según su alcance real, que es lo que se esfuerza por presentar honestamente, o denunciar, el sociólogo".

artículo completo en elperiodico.com

. Bookmark the permalink.